Pernoctar en una autocaravana estacionada es legal.

La principal aspiración del autocaravanista es poder viajar sin contratiempos; hacer etapas en completa libertad respetando la legislación en vigor y las reglas cívicas de comportamiento. Descansar en el interior de su vehículo sin estar supeditado a la necesidad de encontrar un camping a mano y abierto.

Pagando por el estacionamiento una tarifa adecuada a los servicios recibidos que únicamente afectan al estacionamiento ya que al tratarse de un vehículo autónomo, que recoge sus propios residuos y disponde de energía propia no necesita, ni desea consumir otro tipo de servicio o producto.

Basta con una plaza de estacionamiento autorizado para pasar la noche bajo la normativa de seguridad vial.

Las autocaravanas y la Instrucción 08/V-74

Ya han pasado dos años y medio desde que se publicó la Instrucción 08/V-74. En estos dos años y medio ni la Instrucción ni el Manual de Movilidad de las Autocaravanas editado por la DGT han supuesto ningún avance efectivo de la situación que había en 2008. Todo lo contrario, la ITC no ha servido ni siquiera para que algunas ordenanzas municipales que prohben el estacionamiento de las autocaravanas en todo su término municipal, como la del Ayuntamiento de Santander, sea derogadas.

Tampoco ha servido para evitar que algunas Ordenanzas Municipales con la misma prohibición sean aprobadas y, por lo tanto, efectivas. Y lo que es peor, la DGT no está dispuesta a involucrarse en el cumplimiento de su propia normativa.

Las autocaravanas y los camping.

Puntuales como las golondrinas, todas las primaveras, a coro, algunos empresarios de camping se asoman a los medios de comunicación y entonan sus lamentos por la “competencia desleal” que para ellos representa el uso de las autocaravanas como alojamiento cuando están estacionadas en una plaza autorizada en la vía pública.

Utilizan como argumento el abuso que en algunas localidades se produce con la acampada salvaje de algunos incívicos. Estos abusos que se cometen en algunos lugares de la península son consecuencia de la permisividad de las autoridades locales. Los usuarios exigimos que se regule la actividad de forma que se puedan combatir los abusos respetando el derecho del uso responsable de las autocaravanas.

También exigimos de la Administración que se limite la forma, el lugar o el tiempo en las localidades que tienen una fuerte demanda garantizando la posibilidad de pernoctar fuera des camping y que, al mismo tiempo, tome las medidas legales necesarias para evitar la puesta en marcha de Ordenanzas Municipales que impidan el uso total de las autocaravanas en todo un municipio.